AYMAE | Diseño y mueblería con maderas recuperadas / Desing and furniture with recovered wood

Nombre: Aymae diseño
Autores: Florencia Heiremans y Jorge Waidele.
Año: Desde 2014.
Ubicación: San Bernardo, Chile.
Material Revalorizado: Maderas de viñas y demoliciones.
Sitio Web: www.aymae.cl | @aymaediseno

Descripción:

Desde el taller ubicado en San Bernardo, el equipo de Aymae recupera y reutiliza maderas de demolición y de viñas para darles un nuevo uso a través del diseño y mueblería sustentable. Aymae propone volver a la esencia de las cosas, a la naturaleza, a la tierra, al trabajo local y artesanal, desarrollando proyectos y productos cargados de un valor histórico y material, reciclando residuos de la construcción o antiguas barricas en desuso. A continuación, Florencia y Jorge, nos comentan los orígenes, propósitos y dificultades que se han presentado en estos cinco años de Aymae.

¿Cómo nace el proyecto?

Florencia: Hace 6 años empecé haciendo mueblería, estudié Diseño y mi papá trabajaba en una viña, donde las duelas, que son listones de roble que ocupan para las barricas, después las tiran a campo abierto y se perdían, entonces mi papá las recuperaba y las traía. A mi siempre me encantó el tema de la madera, empecé a hacer muebles que faltaban en mi casa, después me encargaban amigos, regalos de matrimonio y Jorge, que pintaba, él hacía sus cuadros y yo los enmarcaba con las mismas duelas. Después nos encargaron un proyecto grande, la sala de innovación de la Viña Santa Rita y ahí con Jorge creamos la marca, el concepto y la sociedad, ese fue el punto de partida de Aymae, desde las duelas, luego el roble de demolición, el fierro, etc.

¿Cuál fue la principal motivación para revalorizar y/o experimentar materiales?

Jorge: La motivación siempre fue medioambiental, al momento de crear la marca no teníamos idea de cómo nos iba a ir, entonces pensamos en lo queremos transmitir porque si vamos a hacer esto, que sea porque nos apasione y porque nos gusta. Yo soy abogado, venía de un mundo nada que ver, mucho más lucrativo al principio, entonces si íbamos a tirarnos a la piscina con esto que sea algo de verdad, que sean muebles ricos, bonitos, con materiales reutilizados y cuando creamos la marca eso fue lo más importante. Mil veces nos hemos tentando a no usar materiales reciclados, este año (2018) nos encargaron hacer muebles para una oficina grande en el Titanium y después que revistiéramos todo el cielo en pino, lo que era mucha plata pero nosotros dijimos no, queríamos seguir nuestra propia línea y después de cinco años de la empresa, el ser consecuentes te va dando validez.

¿Cómo se relaciona su trabajo con el cuidado del medioambiente?

Jorge: Yo creo que los residuos son valiosos y comprar algo nuevo no es barato, entonces ser creativo y darle un uso a algo que ya tuvo una historia y además si uno es capaz de aprovechar esa historia, le da un valor extra al proyecto. O sea el pino nuevo, se verá siempre como pino nuevo y, Florencia: habrán miles de muebles iguales, en cambio esto le da un sello único al producto final y con una historia.

¿Cómo se desarrolla el proceso de diseño, recuperación de materias primas y ejecución de los proyectos? ¿Qué cuidados tienen en el proceso para ser un proyecto sustentable y qué dificultades se han presentado?

Jorge: Nuestros proveedores de madera son empresas de demoliciones, que recuperan y les compramos las maderas y también en las viñas, donde compramos barricas y todo lo que ocupan para hacer vino. Tenemos un maestro, quien fue quien nos invitó acá (al taller en San Bernardo) quien tiene 75 años y trabajó toda su vida en mueblería entonces ya conocía mucha gente, nuestros jefes del taller han trabajado con él en mueblería, también hemos tenido inmigrantes de Brasil, lo cual fue una muy buena experiencia.
Florencia: Además el oficio de la carpintería es algo que se está perdiendo, entonces que sigan haciendo muebles de madera, que la gente siga aprendiendo y darle trabajo a la gente de la zona también. Tenemos un muy buen equipo, ya que si nosotros transmitimos eso también los motiva, se identifican y les gusta lo que hacen.
Jorge: En estos cinco años, hemos tenido altos y bajos como cualquier emprendimiento, pero hemos resistido, hemos agarrado más confianza.
Florencia: Otras dificultades ha sido en el proceso de la madera, por ejemplo la duela tiene vino por fuera y eso es un azúcar, que nos hacían que todos los cuchillos de las máquinas se rompiera, entonces de a poco hemos aprendido la forma de tratar la madera, a ponerlas de una manera y curvarlas o los tipo de barnices, son cosas que hemos aprendido durante cinco años y que ya tenemos manejado, pero al principio era harta experimentación.

¿Cuál es el impacto que buscan generar en las personas?

Jorge: A nosotros nos gusta que la gente se sienta orgullosa del producto que tienen y se den cuenta que están hechos con materiales reutilizados, que tienen historia, que tienen un trabajo especial y que tiene un mensaje muy positivo, donde ellos mismos al comprarlos se hagan partícipe de ese mensaje, que lo cuenten con orgullo y que sea una cadena que se multiplique.


AYMAE | Desing and furniture with recovered wood.

Name of the project: Aymae design
Authors: Florencia Heiremans and Jorge Waidele
Year: Since 2014
Location: San Bernardo, Chile
Upcycled Material: Wood recovered from demolition and vineyards.
Website: www.aymae.cl | @aymaediseno

Description:

From the workshop located in San Bernando, the Aymae team recovers and reuses wood from demolition sites and old vineyards to extend their lifespan through design and sustainable furniture. Aymae proposes to return to the essentials: nature, soil, and local artisan work through the recycling of construction waste and old barrels. Below, Florencia and Jorge talk about the origins, goals and difficulties they have faced throughout these five years at Aymae.

How did the project start?

Florencia: Six years ago, I started making furniture and to study design. My dad worked at a vineyard, and he used to bring home the barrel staves that were otherwise simply thrown away. I always liked wood as a material, so I decided to start making furniture for my house. Then I continued using the staves to make furniture for friends, wedding gifts and to frame the paintings that Jorge would make. Soon after that we were asked to start a big project: Santa Rita Vineyard’s innovation room. Jorge and I designed our own brand and defined a concept for our work, which gave rise to Aymae, from the barrel staves, to the oak wood from demolitions, to iron and all the other materials we recovered next.

What inspired you to upcycle materials?

Jorge: Our inspiration always came from an environmental concern. We did not know where our work was going to end up, but we focussed on what we wanted to convey and on the passion that inspired us to do what we do. I am a lawyer, so I came from a very different background, which can be more lucrative at times. This background led me to think that if we wanted to start a furniture enterprise we had to make beautiful furniture of an excellent quality with reused materials. We have been tempted to not use recycled materials a thousand times. This year (2018), for example, we were commissioned to make furniture for a large office in the Titanium Tower and cover its entire ceiling with pine wood. This work would have earned us a lot of money, but we did not do it because we wanted to stick to our principles. Five years in, I can say that being consistent gives you validity.

How is your work related to architecture and the protection of the environment?

Jorge: Buying something new is not cheap, and leftover materials can be very valuable if you are creative and capable of taking advantage of their background story. I believe this gives a value added to our project.
Florencia: There will be thousands of furniture that look exactly the same. Our approach provides a unique seal to the final product.

What are the processes of design, raw material recovery and project execution like? What steps do you take to make the project sustainable and what difficulties have you faced?

Jorge: Our wood suppliers are demolition companies, from which we buy the pieces of wood they recover, and also vineyards, from which we buy barrels and everything they use to make wine. The man who invited us here (to the workshop in San Bernardo) is 75 years old and worked his entire life with furniture. He has a lot of experience and knows many people, so we are also collaborating and learning from him. We have also employed Brazilian immigrants and have had a very good experience with them.
Florencia: Besides, carpentry is an art that is slowly disappearing, and therefore it is very important to keep making wooden furniture, and for people to continue learning the work while engaging the local community. We have a very good team who love what they do and are capable of conveying the importance of what they do to others.
Jorge: In these five years we have had ups and downs like any other enterprise, but we have persisted and thus gained more confidence.
Florencia: Some of the difficulties we faced were technical. For example, the sugar residue from the wine on the barrel staves made all the machines’ knives break. Little by little we have learnt how to treat the wood, from how to curve it to what types of varnish to use. After five years we have learnt this pretty well, but at the beginning we had to experiment all the time.

What is the impact you want to have on people?

Jorge: We enjoy our customers’ sense of pride for the product they own, and their acknowledgement that there is a background story, unique work and a very positive message behind its reused materials. We strive for our customers to engage with that message when they buy our products, and for them to spread it to others with pride.

Traducido por/ translated by Paula Vidal Bustamante.

img_9307

@Aymae

dsc_9646

@Aymae

dsc_3145

@Aymae

dsc_2952

@Aymae

dsc_2266

@Aymae